Las plantas comestibles que vinieron de América

2 130

Los hábitos alimenticios de los europeos serían muy diferentes si Cristóbal Colón no hubiera decidido navegar hacia el oeste en busca de una ruta más rápida hacia las “Islas de las especias” en el sudeste asiático. Esta exposición explora como estos nuevos alimentos no sólo enriquecieron las cocinas de Europa, Asia y África, sino que tuvieron un enorme impacto en la cultura, la economía y la política a nivel mundial.

¿Que haríamos hoy día sin de tomates, patatas o chocolate en nuestra dieta? La realidad es que estas y muchas otras plantas presentes en nuestra vida diaria no son nativas de Europa.

Cristobal Colón zarpó de España en agosto de 1492, pretendiendo llegar a las Indias por el Atlántico y abrir así una nueva ruta comercial, cuando se topó con el Nuevo Mundo. Tras el “descubrimiento” del continente americano comenzó inevitablemente el intercambio de plantas y animales entre el Viejo y el Nuevo Mundo.

A su regreso a Europa, Cristóbal Colón y su tripulación trajeron de los nuevos territorios una selección de plantas y especias hasta entonces desconocidas. La recepción de estos alimentos en Europa fue muy variada. Algunos como los tomates fueron considerados venenosos, mientras que otros se aceptaron exclusivamente como plantas ornamentales. En cualquier caso, debido al interés que despertaron estas nuevas especies, se crearon los llamados jardines de aclimatación, cuyo propósito era su adaptación a las temperaturas más frías de Europa.

Con el paso del tiempo los beneficios y usos potenciales de estos nuevos alimentos y especias fueron finalmente reconocidos y todos ellos, en mayor o menor medida, produjeron un profundo cambio en la dieta de los europeos y, con el paso del tiempo, del resto del mundo. Todas estas nuevas especies, como los tomates, el maíz, los pimientos, las patatas o el cacao, se fueron extendiendo por el planeta y no sólo enriquecieron las cocinas de Europa, Asia o África, también tuvieron y siguen teniendo un gran impacto en la cultura, la economía e incluso en la política a nivel global.

Algunas de estas nuevas especies fueron fácilmente aceptadas por los primeros colonos, como el maíz o la batata, que sirvió de avituallamiento a los navegantes en sus largas travesías. Otros se recibieron con reticencias y hubo de pasar tiempo hasta que fueron aceptados, cultivados e integrados en la dieta europea.

Hoy en día no concebimos nuestra cocina sin las patatas o los tomates, pero inicialmente fueron consideradas plantas tóxicas. No fue hasta finales del siglo XVII cuando el consumo del tomate se incluyó en la dieta del sur de Europa y casi un siglo después, a finales del XVIII, cuando las patatas fueron ampliamente aceptadas. Muchas otras, como la mandioca o la papaya, no llegaron nunca a cultivarse en Europa, pero se introdujeron en África o Asia donde son parte imprescindible de la dieta de sus habitantes.

Se hace difícil imaginar cómo sería la dieta europea sin la influencia de todos estos alimentos foráneos llegados gracias a los viajes y empresas coloniales. Sin embargo no debemos olvidar que el acceso a estos nuevos alimentos se consiguió con un enorme coste humano. La dieta europea actual revela que la colonización, especialmente en sentido culinario, también tuvo un impacto perdurable en los colonizadores.

Patata (Solanum tuberosum L.)

Usan los Indios otro genero de rayzes que llaman Papas, que son a modo de turmas de tierra, y echan arriba una poquilla hoja. Estas papas cogen, y dexanlas secar bien al Sol, y quebrantandolas hazen lo que llaman chuño, que se conserva assi muchos dias, y les sirve de pan. José Acosta (1590) – ‘Historia natural y moral de las Indias

La patata o papa se originó los Andes, donde se domesticaron especies silvestres nativas de la zona, lográndose con el tiempo seleccionar y mejorar una gran variedad de tubérculos que dieron lugar a las patatas que hoy conocemos. Cultivada desde hace más de 5000 años, sigue siendo parte esencial de la cultura y la alimentación de la zona andina.

De la mano de los conquistadores las patatas llegan a España en el siglo XVI, extendiéndose posteriormente al resto de Europa. Inicialmente estaban restringidas a jardines botánicos como plantas ornamentales, ya que la población era muy reacia a consumirlas. Y aunque con el paso del tiempo se reconoció el valor de la patata, no fue hasta finales del siglo XVIII cuando se convirtió en un alimento básico en Europa. Actualmente es el cuarto cultivo alimenticio más importante del mundo, sembrándose en más de 150 países.

La patata pertenece al género Solanum, el más grande de la la familia Solanaceae, que cuenta con más de 1400 especies. Todas las patatas explotadas comercialmente pertenecen a una sola especie de la que se cultivan unas pocas variedades. Sin embargo en América existen unas 200 especies de patatas silvestres y en los Andes se cultivan más de 5000 variedades adaptadas a diferentes terrenos y altitudes. Lamentablemente muchas de estas variedades, cultivadas durante milenios, así como sus parientes silvestres se están perdiendo. Un estudio reciente de la FAO predice que hasta el 22% de los parientes silvestres de algunas especies importantes para la alimentación, como los cacahuetes, las patatas o las judías, habrán desaparecido para el año 2055 debido al cambio climático.

Aunque la gran mayoría de las patatas cultivadas son destinadas al consumo humano, son también una fuente importante de almidón, muy utilizado en la industria alimentaria como espesante y aglutinante y para la producción de bebidas alcohólicas como el vodka y algunos aguardientes. También es usado en la industria farmacéutica, textil, en la fabricación del papel y como adhesivo. Se le atribuyen propiedades medicinales para el tratamiento de úlceras, erupciones cutáneas y quemaduras.

Tomate (Solanum lycopersicum L.)

Para templar el ají [ ] usan tábien tomates, q son frescos y sanos, y es un genero de granos gruesos xugosos, y hazen gustosa salsa, y por si son buenos de comer. José Acosta (1590) – ‘Historia natural y moral de las Indias’

El tomate pertenece a la familia Solanaceae, que incluye entre 3000-4000 especies, muchas de ellas de importancia económica, como las patatas, pimientos, berenjenas o el tabaco. Solanum, con cerca de 1500 especies, es el género más grande de las Solanáceas y uno de los diez géneros de plantas más ricos en cuanto a número de especies. La mayor diversidad de especies se concentra en América del Sur, particularmente en los Andes.

Las especies de tomates silvestres son nativas de la parte oeste de Sudamérica, desde Ecuador a Chile, incluyendo las Islas Galápagos. Sin embargo no está claro si su domesticación ocurrió en Perú o en México, donde era consumido por los aztecas ya en el año 700 a.C. Traído a Europa por los primeros exploradores, inicialmente se cultivó en jardines como planta ornamental, ya que era considerada tóxica. No fue hasta finales del siglo XVII cuando los tomates fueron aceptados culinariamente en el sur de Europa, popularizándose posteriormente su consumo. A inicios del siglo XIX era ya un alimento muy extendido y hoy en día miles de variedades son cultivadas y consumidas en todo el mundo.

Fuente Europeana
2 Comentarios
  1. @jesusdiazruiz dice

    Las plantas comestibles que vinieron de América https://t.co/MTZwCh8zQd

  2. ☆ƁHƸ₪☆ (@El_Bhen) dice

    RT @jardinbotanic: Las plantas comestibles que vinieron de América https://t.co/xwuIXVaX03

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.