La avispa asiática, una especie que mata a las abejas de forma agresiva y merma la producción de miel, continúa su expansión desde el norte de España hacia toda la península. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente detectó el primer ejemplar de la ‘vespa velutina’ en Espinosa de los Monteros (Burgos) en octubre de 2014, procedente del País Vasco. Era solo el inicio porque unos meses más tarde, en concreto en mayo de este año, la Junta de Castilla y León localizó el primer nido en Valle de Mena, también en la zona de Las Merindades de la provincia burgalesa. La plaga ya se ha adueñado del norte de la Península Ibérica y amplía su ámbito de actuación.

El último, al menos conocido de forma oficial, es la sierra de La Demanda después de que el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta confirmara la presencia del avispón asiático. Pero la especie no solo está a escasos 20 kilómetros del límite con La Rioja sino que existe una amenaza firme de que la avispa exótica invasora llegue, próximamente, al norte de la provincia de León, en concreto en la comarca de El Bierzo, procedente de Galicia, según recoge Ical.

La avispa fue detectada por primera vez en Europa en 2004, en concreto en la ciudad francesa de Burdeos en un contenedor procedente de China. A partir de 2010, la especie se extendió a España a zonas como Cataluña, Navarra, País Vasco, Asturias y Galicia, aunque ya hay nidos en Cantabria.

El apicultor Ernesto Astiz ha inventado este interesante sistema de control de la avispa asiática, que está asolando las colmenas y esquilmando a otras especies de insectos en la península ibérica.

Fuente: Yo me tiro al monte