La hierba artificial, sin duda es el césped del futuro, aunque ya lo disponemos hoy, en todo el mundo se fabrican millones de kilómetros cuadrados de césped artificial cada año, y cada año aumenta su producción debido a su incremento en la demanda, podríamos aventurarnos a decir que fabricar hierba artificial tiene un gran parecido a plantar el césped natural, si se sabe mirar con perspectiva.

Nosotros vamos a sacaros de dudas de cómo conseguimos hacer un césped artificial que no tiene nada que envidiar al natural, ya que nos da todas las ventajas que tiene el natural y eliminando sus inconvenientes, sumando a su vez los muchísimos beneficios del artificial, como lo son que aguanta hasta unos 15 años, sin necesidad de agua ni luz.

¿De qué está compuesto el césped sintético?

No es ni nada menos que plástico polietileno, el cual es barato, fuerte, durable y suave.
Este tipo de plástico lo encontramos por todos lados desde objetos de casa hasta tuberías… para hacer nuestro césped especial usamos bolitas o perdigones blancos y verdes, los últimos son los que dan el color tan natural como es el verde.

¿Cómo germinamos los perdigones?

Podríamos decir que nuestros perdigones de plástico son las semillas, nosotros las mezclamos y derretimos en agua para conseguir el plástico en estado líquido, cuando ya lo hemos conseguido filtramos el agua y pasamos el plástico líquido a una maquina de inyección, la cual tiene unos 250 agujeros por donde sale el plástico en tiras, entrando en contacto directo con una piscina de agua fría, la cual endurece el polietileno, quedando pues unas 250 hebras de unos 50 metros de largo.

¿Cómo damos forma a las hebras?

Después de enfriar las largas hebras de plástico, las pasamos por un horno que esta 93ºC., el cual no derrite las hebras, solo las ablanda. A continuación se enrollan en unos rodillos tibios para poder darle la flexibilidad a la hebra de plástico. Entonces las dejamos enfriar y a posteriori las enrollamos en gigantes bobinas. La hebra final del césped artificial, está compuesta de 6 hebras. Con ayuda de una maquina torsionadora (enrollándolas), conseguimos 1 única hebra o fibra.

¿Puntas rizadas o no?

Para campos pequeños (no profesionales) se una máquina rizadora para rizar las puntas, a unos 150 m/s, da un toque más real y tiene una mayor resistencia. En cambio los campos profesionales prescinden de este rizado quedando el césped menos real pero más larga y una determinada forma más interesante para ellos.

¿Cómo cosemos las fibras a la base?

Para poder continuar con la producción, necesitamos una máquina de coser gigante con unas 200 agujas de acero; este proceso es más bien una plantación invertida; donde tenemos una base plástica impermeable, la cual hace el papel de tierra, por otro lado tenemos las agujas que cosen las hebras a la “tierra” con zigzagueo específico para imitar la irregularidad del césped , la hebras cosidas serian las plantas incrustadas en la tierra, estas cuando se traspasan la base una serie de ganchos los sujetan para poder ser cortados, dejando 12 hebras individuales de cada hebra. Esta máquina fabrica unos 100 m/h de césped artificial, más del largo de un campo de fútbol.

¿Cómo damos los últimos retoques?

En este momento que ya hemos cosido y cortado el césped, lo pasamos por un rodillo con pegamento resistente con base de látex. A continuación pasamos el césped artificial por un horno a 198ºC. para fijar todas la hebras en su lugar. Y lo pasamos por un rodillo con púas calientes, las cuales harán orificios para el drenaje.

¿Cómo lo revisamos?

Nuestros operarios inspeccionan todo césped artificial caminando sobre él en busca de defectos o zonas raras, si lo ven todo bien, lo notan bien y lo sienten bien, adelante entonces.

¿Cómo chequeamos la calidad?

Después del “adelante” de los operarios, tomamos algunos trozos de lo producido y los ponemos en una maquina que lo testea, por medio de unos rodillo llenos de tacos o clavos de fútbol, ruedan hacia atrás y hacia delante por el césped artificial, como si fuera un partido de fútbol, después de 100.000 ciclos si la hierba se ve y se siente verde y fresco el césped artificial está listo para salir al terreno de juego.