Vivo en Australia, en el territorio norte, en Darwin. Lo primero que nos llamó la atención cuando llegamos aquí fue su exuberante vegetación típica de climas tropicales y su alta variedad de fauna, sobretodos aves, anfibios y reptiles. Esta zona, por estar muy cerca de la Línea del Ecuador, es muy calurosa todo el año y presenta dos estaciones que hay que considerar a la hora de armar un jardín: lluvias permanente desde octubre hasta marzo y sequía desde abril hasta septiembre.

Desde la espontaneidad diseñamos un jardín para crear un hábitat

Arrendamos una Casa Rodante al borde de un bosque nativo e inserto en un campo, la dueña de la propiedad es amante del jardín y ella tiene un hermoso jardín tropical que nos inspira, tenemos toda la suerte porque nos permitieron con toda libertad crear nuestro jardín y a nuestra pinta.

En general en la estación lluviosa si el suelo no está cubierto por cubresuelos, césped u hojarasca, éstos se lavan y arrastran todos sus nutrientes empobreciéndose casi en un 100%,  que es el caso de esta área donde nos encontramos con un suelo rocoso, arcilloso y compactado. Para mejorar el suelo y enriquecerlo en nitrógeno agregamos material orgánico en las áreas a intervenir, removimos el suelo y añadimos grandes cantidades de güano de ovejas y cabras que nos dieron del campo de al lado. Y para finalizar, lo cubrimos con mulch que nos ayuda a mantener la humedad durante la estación seca y protegerlo de la lluvia continua en la estación lluviosa.

El objetivo principal de este jardín es lograr atraer a la mayor cantidad de animales que habitan en el bosque, ya que somos amantes de ellos y es la forma que encontramos para poder observarlos y aprender de sus rutinas. Diseñamos distintos hábitat que cuentan con las condiciones apropiadas para que vivan aves, sapos, lagartijas, culebras e insectos. Para esto incluimos rocas, troncos, creamos sombras, y lo más importante para la estación seca, una fuente de agua que permita a estos animales quedarse aquí.

Un segundo objetivo muy importante es el uso sustentable de agua. Nosotros contamos sólo con un regador que condiciona nuestro diseño desde un principio, ya que no existe la posibilidad de extenderlo, por lo que sólo en un área pudimos pones plantas exóticas y algunos frutales como papaya y banana, pero el resto fue cubierto principalmente con plantas nativas y xerófitas. Las especies nativas fueron plantadas  a comienzo de la estación lluviosa para que puedan crecer fuertes y formar raíces que busquen agua de las napas subterráneas para la estación seca. En el caso de los cactus y suculentas basta con regarlo un poco con manguera una vez a la semana.

Por último, el criterio más importante para la selección de los materiales usados en este jardín, fue el de aprovechar todo de segunda mano, reutilizando todo lo que encontramos! Los rollizos impregnados para formar lo niveles fueron encontrados en una parte de la propiedad, al igual que la tina y los lavamanos usados en el jardín. Las rocas, troncos y ramas fueron encontrados en el camino y en los bosques cercanos, y el mulch fue un trueque con un camión que estaba podando las ramas peligrosa cerca de los cables eléctricos. Como en Australia son muy prácticos, inmediatamente cuando hacen este trabajo lo ponen en una maquina que forma el mulch, que nos costó solo un par de cervezas. Y la mayoría de las plantas fueron colectadas por patillas, cactus por hijos y solo las plantas nativas fueron compradas.

Así le hemos estado dando vida de a poquito a este lugar.

Hasta la próxima!

Javi Pérez y Jo Chavastelle

Fuente: El blog de Litre