Un día, el director de cine estadounidense Josh Fox recibió una carta en la que una compañía energética le ofrecía arrendar parte de un terreno de su propiedad en el que se encontraba un importante yacimiento de gas natural, que la compañía en cuestión quería perforar y explotar. Inseguro acerca de la decisión que debía tomar, Fox inició un viaje a través de 24 estados de Estados Unidos para averiguar las consecuencias de la explotación de gas natural.

Desde Pennsylvania hasta Utah, de un extremo al otro de Estados Unidos, Fox fue descubriendo que en aquellas zonas en las que el gas natural es explotado el los habitantes no podían encender un mechero cerca del grifo sin que el agua corriente se prendiese en fuego debido a la contaminación por gas. De ese viaje nació GasLand. En el blog de la película, se describe:

Lo que él descubre es verdaderamente impactante: agua que puede prenderse en fuego justo al salir de la pica, residentes enfermos crónicos en las zonas de perforación de distintas localidades en Estados Unidos, todas con los mismos síntomas misteriosos, piscinas enormes de desechos tóxicos que matan al ganado y la vegetación, enormes explosiones de gas siempre cubiertas por las agencias reguladores del estado y federales. Estas son sólo algunas de las muchas revelaciones absurdas y sorprendentes de un nuevo país llamado GASLAND.

Fuente: ecologiablog.com