Planta surafricana de unos 15 cm de alta con tallos que salen desde la base, carnosos, cuadrados con protuberancias agudas aunque sin llegar a ser agujas.

Las flores son muy llamativas, con un olor particularmente desagradable, naseabundo a carne podrida con el que atrae a sus polinizadores naturales que son las moscas.

Lo llamativo de su flor, de color amarillo salpicado de manchas color morado con un anillo central como se aprecia en la fotografía, ha hecho que sea utilizada como planta de interior .